RSS

Archivo de la etiqueta: Caperucita roja

Caperucita roja – Perrault versus Grimm

Caperucita roja  Perrault vs Grimm

Como ya dije en anteriores ocasiones, cuando hablábamos del origen de los cuentos, desconocemos sus orígenes. Se conoce que su diseminación se realizó de boca en boca medievales  y hasta que no quedaron recogidas por escrito las versiones, como las ramas de un árbol, se diversificaron de tal manera que parece un trabajo extremadamente arduo tratar de reconocer cual sería la versión original. No es de extrañar pues que el famoso cuento de Caperucita Roja haya vivido los mismos avatares.

Perrault, que realizó el primer libro de cuentos, entre ellos precisamente Caperucita roja, respetó la versión que le llegó aunque introdujo algunas modificaciones.

Una de ellas fue que le dió nombre, “le petit chaperon rouge” ( Tradución literal: la pequeña caperuza roja).

Creó la imagen de niña tierna, inocente y un poco bobalicona que se ha mantenido hasta finales del siglo XX.

Suavizó un poco la historia terrorífica que se venía contando, pero sin alejarse del original. De hecho, es el único que mantuvo el momento en el que caperucita se quita la ropa para meterse con el lobo en la cama al que creía su abuela (Un lobo que en realidad es un hombre).

También el final de la historia es la más cercana al original, en su crudeza; “¡Abuelita, qué dientes más grantes tienes! Son para comerte. Y diciendo estas palabras, el malvado del lobo se arrojó sobre Caperucita y se la comió. Fin.”.

Lo innovador de Perrault fue incluir una moraleja al final del cuento. “Vemos aquí que los adolescentes, y más las jovencitas elegantes, bien hechas y bonitas, hacen mal en oír a ciertas gentes, y que no hay que extrañarse de la broma de que a tantas el lobo se las coma. Digo el lobo, porque estos animales no todos son iguales: los hay con un carácter excelente y humor afable, dulce y complaciente, que sin ruido, sin hiel ni irritación persiguen a las jóvenes doncellas, llegando detrás de ellas a la casa y hasta la habitación. ¿Quién ignora que lobos tan melosos son los más peligrosos?”.

En el siglo XIX aparece una nueva eclosión del género del cuento de la mano de los hermanos Grimm, mantienen la estructura básica de los cuentos edulcorándolos, quitando es gran medida los componentes terroríficos de la Edad Media. Auténticos censuradores de los finales de los cuentos, tal vez adaptándolos al gusto de entonces y cuyas versiones son las más conocidas. En 1812 escriben ” Los cuentos infantiles y para el hogar”.

El cuento de Caperucita roja es desposeido de su final. No contentos con esto llegaron a hacer dos finales diferentes.

En el primero incorporan un nuevo personaje, que dependiendo de las versiones posteriores que leamos, será un cazador o un leñador. Será el encargado de matar al lobo y salvar a la abuela y a la niña, de su estómago, para llenarlo de piedras.

Curioso final, quien sabe si consciente o inconscientemente los Grimm quisieron darle un componente mítologico o simplemente se inspiraron de la historia Biblica de Jonás, que sale de las tripas de la ballena o de la mitología griega en la que Cronos  (padre de todos los dioses), se había comido a todos sus hijos y cómo se le abrió la tripa salvando a los dioses  y se la llenaron de piedras para que no notara el engaño.

Como vemos, otro arquetipo con más de 3000 años de antigüedad, repetido también, por ejemplo, en “Los siete cabritillos”.

El segundo final da más protagonismo a la niña y la abuela. Son estas las que consiguen matar al lobo al meterlo en un caldero lleno de aceite hirviendo. ¿Veis el arquetipo? ¿Recordais alguna historia con él?.

Mury, un beso

Anuncios
 
18 comentarios

Publicado por en 1 octubre, 2012 en Cuentos

 

Etiquetas: , , , , ,

Cuentos terroríficos- Caperucita roja

Caperucita Roja

Historias terroríficas donde hay lobos que matan a niños como en Caperucita roja  llevan circulando por toda Europa desde la Edad Media con el único propósito de engendrar en los jóvenes la prudencia, la desconfianza en extraños, el peligro de los animales salvajes y la obediencia a los mayores, más sabios que los jóvenes.

Caperucita roja contiene un conjunto de arquetipos, que forman parte de la más antigua tradición, inscritos en el subconsciente colectivo, incluso hoy.

La inocencia de los jóvenes.

La desobediencia a los mayores por falta de experiencia.

El cuidado de los ancianos.

Una niña inocente que se adentra en lugares siniestros.

La advertencia de los peligros.

Los peligros que se encuentran cerca de casa.

Un lobo depredador, que mata y acaba con el sustento y la vida de los hombres.

Si tomamos el componente sexual que parece subyacer debajo de esta historia, vemos en la versión del siglo XVIII de Paul Delarue y Marie-Louise Teneze (París 1976) lo diferentes que son las preguntas de Caperucita al lobo disfrazado: “Abuela, ¿por qué estás tan peluda? Para calentarme mejor, hijita. ¿Abuela, por qué tienes esos hombros tan grandes? Para poder cargar mejor la leña, hijita…”  sucesivamente el lobo responde a la niña como lo haría un hombre.

Y es que ¿no te has preguntado nunca porque el lobo espera a tener a la niña en la cama para comérsela en lugar de hacerlo directamente.

Arquetipos que encontramos en numerosas leyendas, libros y películas contienen los arquetipos que podemos apreciar en Caperucita roja.

El engaño, oculto tras un disfraz de amabilidad, para abusar de los débiles.

Como se puede apreciar, todos los arquetipos están de plena actualidad, incluidos los animales salvajes que hoy se han ido reintroduciendo en sus territorios naturales. Y es que no hemos cambiado en lo básico desde los primeros albores de la humanidad.

Lo que si lo han hecho han sido estas historias que se fueron dulcificando con el paso del tiempo hasta convertirse en cuentos infantiles.

El primero que escribió esta historia en forma de cuento fue Charles Perrault, en 1695.(Lo tienes en /www.eliceo.com/libros/caperucita-roja-de-charles-perrault.html).

El primero y famosísimo libro “Historias contadas de los tiempos pasados”. Luego se cambio el título a “cuentos del pasado con moraleja” para terminar llamandose “cuentos de la mama oca”. Intentó dulcificar un poco aquellas historias pavorosas, aun manteniéndose en la versión más cercana al original. Incluyó, al final de los cuentos, moralejas, las convirtió en historias moralizantes por el miedo, que siempre buscaban asustar.

Yrum, un beso

 
17 comentarios

Publicado por en 30 julio, 2012 en Cuentos

 

Etiquetas: , , , ,

 
~El carpe diem en su mejor verso

"La inspiración te busca, deja que te encuentre aquí."

mmuarg

Un lugar para desconectarme

Edil-Montes

Joven escritor

Camino a la voz del corazón

Palabras que llegan con el viento, ríos, y rayos de sol, al corazón de un aprendiz de la poesía

ENLAZANDOWEB

Web 2.0 y startups

begcabal.wordpress.com/

El mundo visto desde mi asteroide

El bosque de la larga espera

Πᾶν τὸ ἐνεστὼς τοῦ χρόνου στιγμὴ τοῦ αἰῶνος

El Blog de Arena

Lo que hoy tenga en mente. Mañana no sé.

Navegando con Red - Fernando Tellado

… blog personal de Fernando Tellado

Amigos de UPyD Collado Villalba

UPyD - Collado Villalba - UPD - Unión, Progreso y Democracia

miguel ángel casas benítez

Un balcón donde encontrar el paradigma de lo casual

cruzdelsur

Vivencias, pensamientos y sentimientos durante este camino ... llamado VIDA...Experiences, thoughts and feelings during this journey ... called Life.

SINSUEÑO

todavía recuerdo cuando podía dormir

Mi obra: toda una vida

Pintura, palabras, imágenes... emociones que he vivido

velonegro

Poesía, literatura y otras experiencias

Avernolandia's Blog

Una visita a tu lado oscuro.

EL SITIO DE MI RECREO

DEDICADO A LA GENTE DE MI GENERACION QUE NO CAMBIO EL MUNDO, PERO AL MENOS LO INTENTAMOS.

ZUVUYA ZONE

SORTIJAS DE SUEÑOS...